Historia

Onkologikoa, más de 8 decádas en servicio.

1920 > 1930 > 1940 > 1950 > 1960 > 1970 > 1980 > 1990 > 2000 > 2010 >

En 1928 se constituyó la Liga Anticancerosa de Gipuzkoa, presidida por S.M. la Reina Dª. María Cristina.

La Liga comenzó sus trabajos gestionando ante la Diputación de Gipuzkoa la creación de un Instituto Anticanceroso.

Para su construcción y equipamiento, además de la Diputación de Gipuzkoa y el Ayuntamiento de San Sebastián, contribuyeron con diversas aportaciones económicas varias entidades, entre ellas la antigua Caja de Ahorros Provincial de Gipuzkoa. El centro recibió la denominación de "Instituto Alfonso XIII", ubicado en el alto de Aldakoenea, en San Sebastián.

En 1.930, S. M. Alfonso XIII visitó el edificio que se hallaba casi finalizado. Las obras se paralizaron durante unos meses con motivo de la proclamación de la República. Finalmente con nuevas aportaciones del Gobierno y de las corporaciones se terminó la construcción del hospital, siendo denominado "Instituto Radio-Quirúrgico de Gipuzkoa". Se inauguró el día 13 de agosto de 1933, como establecimiento destinado al tratamiento activo de los enfermos afectados de cáncer y de otras neoplasias y afecciones sospechosas de una degeneración maligna o que sean de la Röntgen-Curieterapia. El Dr. Luis Ayestarán fue el fundador y primer Director del centro.

En 1946 se inaugura una nueva instalación de Radioterapia, tipo Cuadro Condex (Westinghouse) de 250 KW y 15 Ma, donada por la Caja de Ahorros Provincial de Gipuzkoa.

Debido a las dificultades económicas por las que atravesaba el Instituto Radio-Quirúrgico, a demanda de éste, la Caja de Ahorros Provincial de Gipuzkoa asume el mantenimiento de dicho instituto como Obra Social Propia con fecha 14 de febrero de 1952.

En 1954 se firma el primer convenio de colaboración entre la Seguridad Social y el Instituto Radio-Quirúrgico.

Foto de una máquina de bomba de cobalto Procedencia de la foto: Fototeca-Kutxa. En base a la campaña realizada por la Asociación Española contra el Cáncer de Gipuzkoa, solicitando ayuda de los industriales de este Territorio, se inaugura en 1963 la primera Bomba de Cobalto.

Años más tarde se inician las obras de ampliación del edificio de Aldakoenea, terminándose las mismas en 1974, con lo que el Instituto cuenta ya con una capacidad de 108 camas. En el mismo año se crea el Servicio de Radiofísica, y se actualiza el de Radioterapia incorporando una nueva Bomba de Cobalto, un Acelerador de partículas tipo Betatrón, y un Simulador.

En 1976 se realiza la primera campaña de diagnóstico precoz en las localizaciones tumorales de mama y útero. En este mismo año se dota al Servicio de Medicina Nuclear con una Scannicámara.

maquina scannicámara. Foto procedencia: Fototeca-kutxa En 1978, el Instituto Oncológico firma un nuevo Concierto de colaboración con el Insalud, que luego sería asumido por Osakidetza-Servicio Vasco de Salud en 1988.

El Ministerio de Sanidad y Consumo otorga a este Instituto la calificación como Centro Sanitario del Grupo 7, nivel II, en junio de 1983.

El Consejo de Seguridad Nuclear, reconoce en 1986 al Instituto Oncológico como Unidad Técnica de Protección contra las Radiaciones Ionizantes. Se trata del único centro autorizado en Gipuzkoa.

Se crea una Unidad de Reanimación post-quirúrgica en 1989, y se renueva el aparataje de Medicina Nuclear con la Adquisición de una Tomogammacámara Digital.

Se instala el primer Acelerador Lineal en 1991. Así mismo, el Servicio de Radiodiagnóstico mejora su equipamiento con la dotación de un TAC.

Durante 1993 se produce un cambio fundamental en la dinámica funcional de los diferentes servicios del Instituto Oncológico, orientado hacia el abordaje multi disciplinar de todos los pacientes, que se cristalizó con la creación de las Unidades Funcionales.

Al año siguiente, se adquiere y pone en servicio la Radiocirugía estereotáxica para el tratamiento de tumores cerebrales y malformaciones arterio venosas también cerebrales.

La adquisición de una nueva Gammacámara con equipamiento completo, incluyendo instalación para cardiología nuclear, es la inversión más importante de 1996.

maquina Gammacámara Las acciones más destacadas de 1997 fueron el redimensionamiento del área de hospitalización, la continuidad en la innovación tecnológica consistente en la instalación de un segundo Acelerador Lineal, la puesta en funcionamiento de un Centro de Prevención Oncológica y el inicio del Programa de Detección Precoz del Cáncer de Mama patrocinado por el Departamento de Sanidad del Gobierno Vasco.

Lo más reseñable de 1998 es la formalización del nuevo Concierto con el Departamento de Sanidad, la reforma completa del Bloque Quirúrgico, y la adquisición e implantación de la última tecnología para el diagnóstico del cáncer de mama (Sistema ABBI).

Continuando en la línea de innovación, en 1999 se inicia la aplicación de Braquiterapia en Próstata, y se acomete la remodelación de una de las plantas para dedicarla como espacio único e integrado a Unidad de Mama.

En 2000, se implanta un Banco de Tumores y se establecieron relaciones institucionales con el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas Carlos III. A la vez, se formalizan los acuerdos que permiten la incorporación del Centro en la Red de Bancos de Tumores.

foto de entrada a la unidad de mamaDurante 2002 el Instituto obtiene la Certificación ISO 9001/2000 en la Unidad de Mama. La oferta de tratamientos de braquiterapia en Cáncer de Próstata, incorpora otra nueva técnica, la aplicación de dosis de alta tasa de Iridio (H.D.R.)

Se produce también una readecuación del área de hospitalización, que permite aumentar el número de habitaciones individuales.

En 2003 destacan en las inversiones en un nuevo Acelerador Clínac 2100 CD, un nuevo sistema de Planificación Eclipse, una sala de Vascular Digital y una Resonancia Magnética Nuclear de 1.5 T.

En 2004, Kutxa decide la creación de un nuevo Centro y la elaboración del correspondiente Plan Funcional para el nuevo Instituto.

En 2005 se incorporan la atención psiquiátrica y la crioterapia prostática. Se hizo el Proyecto de Ejecución del Nuevo centro cuya construcción se inicia en 2006. También se puso en marcha el sistema de imagen digital (RIS-PACS) que elimina las placas.

En 2007 se desarrolló la carrera profesional para médicos y enfermeras. Ese mismo año se puso en marcha la Historia Clínica Electrónica y se digitalizó toda la información “papel” de los pacientes. De este modo el Instituto Oncológico se convirtió en el primer hospital de la Comunidad Autónoma Vasca en funcionar sin papel ni placas.

Detrás del Instituto Oncológico ha estado y está en todo momento la Caja de Gipuzkoa San Sebastián "Kutxa", que, considerando al Instituto como Obra Social Propia, con su apoyo económico ha hecho posible su existencia y actualización permanente, dotándole de la financiación necesaria para proveerse de los medios tecnológicos necesarios para desarrollar su labor en la prevención, diagnóstico y tratamiento de cáncer.

En 2008 se puso en marcha la mamografía digital. Se instalaron cuatro mamógrafos de última generación cuyas características principales son su baja dosis de radiación, la calidad de la imagen y su ergonomía para facilitar un flujo de trabajo cómodo para el paciente.

foto del nuevo edificio de OnkologikoaTras casi dos años y medio de obras y más de 60 millones de €uros de inversión, el 16 de enero de 2009 se inauguró el nuevo edficio, situado en la Zona Hospitalaria de Miramón. Entre enero y mayo se equipó el centro, efectuándose el traslado de pacientes y actividad entre las sedes antigua y nueva a lo largo de junio de 2009.

En 2010, Kutxa, propietaria de Onkologikoa, ha continuado apostando por esta obra social y la ha dotado de una estructura organizativa más sólida transformando el hospital en una fundación, Fundación Onkologikoa que, dependiente de Fundación Kutxa, dispone de una personalidad jurídica propia e incorpora todos los derechos y obligaciones para la gestión.

Ese mismo año Onkologikoa pone en marcha la Radioterapia por Intensidad Modulada (IMRT). Es el primer centro en Euskadi que dispone de este servicio.

También en 2010 llega el reconocimiento más importante de la larga historia de Onkologikoa desde su fundación en el año 1933: la concesión por parte del Ayuntamiento de San Sebastián de la Medalla de Oro de la Ciudad, la máxima condecoración que el municipio concede a personas o instituciones.

Ahora, Onkologikoa apuesta por avanzar en la investigación biomédica oncológica, en la aplicación de nuevas terapias y en el progreso en la medicina personalizada. Un equipo asesor de oncólogos de referencia internacional apoya la nueva orientación estratégica del Centro.