Y hablando de corazones....

¿Para qué vale y en que consiste la Gammagrafía de perfusión miocárdica?

Sirve para diagnosticar la enfermedad coronaria, determinando la existencia, localización, extensión y severidad de la misma.
También para ver la evolución de la enfermedad coronaria.
Y para evaluar la posibilidades de recuperación, si se realiza una intervención mediante angioplastia o by-pass.

La gammagrafía de perfusión miocárdica es un método diagnóstico de imagen que permite estudiar el flujo sanguíneo en el miocardio y la integridad de sus células, tras la administración por vía intravenosa de un trazador radiactivo. Puede estudiarse en condiciones de reposo, durante la realización de un esfuerzo físico controlado o tras la administración de distintos fármacos.
La exploración consiste en realizar una prueba de esfuerzo en bicicleta ergométrica, supervisada por un/a enfermero/a y un Cardiólogo, administrándose el radiofármaco en el momento del máximo esfuerzo a través de una vena del brazo que previamente la enfermera habrá canalizado.
Una vez concluida la prueba de esfuerzo, el paciente será acompañado a una gammacámara en donde se le realizará una tomogammagrafía para estudiar la distribución del isótopo en el miocardio.

Español