Unidad de ORL

 

Introducción

Qué es el cáncer

Es un conjunto de enfermedades con comportamientos clínicos y evolutivos distintos pero que tienen unas características comunes.
Todos los cánceres empiezan en las células, que son las unidades básicas de vida del organismo. Cuando cambian en su crecimiento o división de una manera no controlada, desarrollan una masa o tumor. Dependiendo de dónde ocurre este fenómeno se denominan cáncer de: mama, colon, próstata, pulmón, etc.
Puede ser que no exista efecto masa que es el caso del cáncer de la sangre o del sistema linfático: Leucemias, Linfomas, Mielomas, etc.
Un cáncer tiene la capacidad de invadir otras localizaciones del organismo, bien estructuras vecinas o a distancia del foco inicial: metástasis.
Aunque no es lo más frecuente, pueden existir dos o más tumores distintos en la misma persona.
Un pequeño porcentaje de cánceres se consideran hereditarios.

Conveniencia de las Unidades de Diagnóstico y Tratamiento

Al ser el cáncer una enfermedad tremendamente compleja precisa para su estudio, diagnóstico y tratamientos adecuados la complicidad de médicos y enfermeras de distintas especialidades, así como unidades de apoyo al paciente y la familia.

Qué hace una Unidad de Diagnóstico y Tratamiento

Se trata de un grupo de especialistas que estudia todos los pacientes nuevos de un Cáncer específico que llegan al hospital. Todas las semanas se reúne y planifica la estrategia diagnóstica y terapéutica más adecuada para cada caso.
Además, planifica los distintos tratamientos: quirúrgico, quimioterápico, radioterápico, etc... de la forma más rápida posible.
Por otro lado, analiza e informa los casos de este tipo cáncer procedentes de una consulta de segunda opinión y se entrevista con las personas solicitantes.
Revisa y actualiza periódicamente el protocolo terapéutico y expone temas de actualidad relacionados con el tipo de tumor.

Descripción y Tipos de Cáncer

Unidad para el diagnóstico y tratamiento específico de tumores de la vía digestiva superior y de la vía aérea superior entre ellos, el cáncer de cavidad oral con o sin afectación mandibular, el cáncer de las glándulas salivares (parótidas y submaxilares), el cáncer de faringe, laringe, fosas nasales y senos paranasales, así como el cáncer de la piel de la cabeza y el cuello.

Cavidad Oral

La cavidad oral incluye los labios, la lengua, el suelo de la boca, las mejillas y ambos maxilares con sus piezas dentarias correspondientes. Los tumores que aparecen es esta área suelen notarse por el propio paciente debido a ulceraciones, pequeños sangrados o la aparición de una mancha o nódulo blanco o rojizo en el interior de la boca. El diagnóstico precoz es fundamental en esta área, debido a que el diagnóstico tardío obliga a resecciones quirúrgicas muy amplias que dificultan la masticación, el habla y la deglución y pueden deteriorar la calidad de vida del paciente aunque se haya curado la enfermedad tumoral.

Glándulas Salivares

El sistema de producción de saliva consta de las glándulas salivares mayores (glándulas parótidas, submaxilares y sublinguales) y las glándulas salivares menores (repartidas por todo el interior de la cavidad oral). Existe multitud de tipos de tumores salivares, desde los más benignos a los altamente malignos. El diagnóstico se realiza por la aparición de un bulto en el cuello o en el interior de la boca. En algunos casos está indicado realizar una punción del tumor para diagnosticar adecuadamente en el preoperatorio aunque es una prueba que se realiza de forma infrecuente. El tratamiento principal es la cirugía, seguida en casos muy seleccionados de quimioterapia o radioterapia.

Faringe

La faringe el órgano tubular que transporta la comida y el aire desde la nariz y la boca hasta la laringe y el esófago. Está dividido en tres porciones, desde arriba hacia abajo: nasofaringe, orofaringe e hipofaringe. Cada una de ellas tiene unas especiales características.

Nasofaringe o cavum nasi

Se encuentra en el fondo de las fosas nasales y los tumores que aparecen en ella no están en relación al consumo de tabaco o alcohol y sí a la exposición a virus o a factores genéticos relacionados con el origen racial. Son más frecuentes en el Magreb y el sur de Asia aunque se dan en todos los países. Se diagnostican muy frecuentemente por una sensación mantenida de taponamiento en alguno de los oídos, por la aparición de un bulto en el cuello o por la aparición de pequeños y repetidos sangrados nasales. El tratamiento de estos tumores nasofaríngeos no es quirúrgico, por tanto cuando se diagnostican se tratan con diversos protocolos de radioterapia con o sin quimioterapia simultánea.

Orofaringe

Incluye la región posterior de la boca, las amígdalas palatinas y la base de la lengua. Existen dos tipos de tumores que se dan en esta localización, los relacionados con el consumo de tabaco y alcohol y los relacionados con la infección por el Virus del Papiloma Humano. Ambos tumores son igualmente malignos y hasta el momento se tratan de la misma manera. Existen pruebas específicas para distinguir unos de otros. La diferencia está en que los relacionados con la infección por Virus de Papiloma Humano responden mejor a los tratamientos y tienen un mejor pronóstico a largo plazo. El diagnóstico se realiza por la aparición de un bulto en el cuello, dolor o dificultad al tragar, sangrados repetitivos de la boca o sensación de inflamación, escozor o de ocupación de la garganta. El tratamiento principal es una intervención quirúrgica, seguida en algunos casos de radioterapia, con o sin quimioterapia simultánea. En casos seleccionados en los que no se opta por una intervención quirúrgica se realiza tratamiento con diferentes protocolos de quimiorradioterapia.

Hipofaringe

Es la conexión entre la garganta y el esófago, que es la entrada a la vía digestiva. Los tumores originados en esta área están en íntima relación con los tumores de la laringe y en muchos pacientes los tumores de ésta zona afectan a la laringe y viceversa. El diagnóstico se suele realizar por la aparición de un bulto en el cuello, por la aparición de una dificultad para tragar, cambios en la voz o sensación de falta de aire. En casos precoces la cirugía es la solución más adecuada pero en tumores avanzados se suele requerir realizar cirugías muy radicales seguidas en algunos casos de protocolos de quimiorradioterapia. Al igual que en la laringe desde hace unos años se puede intentar evitar la realización de cirugías mutilantes mediante la administración de quimiorradioterapia. El tratamiento conservador de órgano consigue evitar la mutilación de la laringe hasta en un 60% de casos a costa de una mínima perdida de efectividad del tratamiento. En aquellos casos donde ya no sea posible realizar una intervención quirúrgica el tratamiento se realiza con diferentes protocolos de quimiorradioterapia.

Laringe

La laringe es el órgano que permite la emisión de la voz a la vez que permite el paso de aire a los pulmones y evita la entrada de comida en los pulmones durante la deglución de alimentos. Los síntomas iniciales de un tumor laríngeo son cambios en la voz, dificultad para el paso de alimentos, tos al tragar líquidos, pequeños sangrados con la tos o aparición de bultos en el cuello. El tratamiento en casos precoces es la cirugía mediante Láser o con abordaje externo. En casos avanzados se pueden realizar cirugías más radicales (que implican una traqueotomía permanente y la pérdida de la voz hablada) seguidas en algunos casos de quimiorradioterapia o se puede optar al igual que en la hipofaringe por tratamientos combinados de quimiorradioterapia para intentar con el mismo porcentaje de éxito una preservación del órgano.

Fosas Nasales y Senos Paranasales

Los tumores de fosas nasales y senos paranasales suelen debutar con taponamiento de la respiración nasal, aparición de mucosidad sanguinolenta, pérdida del olfato o masas en el territorio facial. El diagnóstico se realiza mediante biopsia y el tratamiento suele incluir una intervención quirúrgica, que tradicionalmente se hacía mediante distintas incisiones alrededor de la nariz y actualmente se tiende a hacer a través de los propios orificios nasales mediante sistemas de endoscopia. No es infrecuente que se diagnostiquen en estados avanzados y en ese caso suelen requerir un tratamiento complementario con radioterapia.

Cáncer de la Piel de la Cabeza y el Cuello

El cáncer de piel es el más frecuente en el ser humano, y se suele decir que los cánceres de piel son más frecuentes que todos los demás tipos de cáncer juntos. El síntoma principal es una mancha o ulceración en la piel que no termina de curar, suele sangrar y es más frecuente en zonas expuestas al sol. El tratamiento es fundamentalmente quirúrgico y afortunadamente en la gran mayoría de casos se diagnostican a tiempo y se solucionan con pequeñas intervenciones quirúrgicas realizadas bajo anestesia local. Los casos más avanzados suelen requerir suplir la zona operada con piel de otras localizaciones y en ocasiones acompañar la cirugía del tumor con la de los ganglios cervicales del cuello y en determinados casos un tratamiento complementario con radioterapia. Las pequeñas lesiones que por su localización no pueden ser tratadas quirúrgicamente son tratadas con radioterapia exclusiva.

Las técnicas diagnosticas son todo tipo de toma de muestras para diagnóstico histológico, ya sea en consulta, en quirófano o mediante apoyo radiológico. Estudio intraoperatorio de diversidad de lesiones tumorales.

El Servicio de Anatomía Patológica cuenta con las técnicas más adecuadas para el diagnóstico microscópico, inmunohistoquímico y genético de cualquier tejido tumoral. También dentro de este Servicio se realiza el estudio de expresión genética o proteica del Virus del Papiloma Humano.

El Servicio de Otorrinolaringología dispone de un equipo videofibroscópico para el estudio nasal y faringolaríngeo con posibilidad de registro de imagen y vídeo.

El diagnóstico y seguimiento radiológico de la patología tumoral se realiza mediante Ecografía, Tomografía Computarizada (TAC-Scanner) y Resonancia Magnética Nuclear (RMN). También disponemos de Tomografía por emisión de positrones con TAC (PET-TAC) que ha supuesto un importante adelanto en el diagnóstico de la patología tumoral en casos de difícil manejo y en aquellos en que el TAC y la RMN con aportaban buenas soluciones diagnósticas.

Cada caso que se estudia y se trata es discutido en la en la Unidad Funcional de Otorrinolaringología donde se alcanza un consenso multidisciplinar del tratamiento que se llevará a cabo en cada caso: cirugía exclusiva, cirugía seguida de radioterapia con o sin radioterapia, radioterapia con quimioterapia o quimioterapia exclusiva. Los miembros de la unidad están perfectamente formados y por tanto al día en los protocolos más actualizados para la administración conjunta de tratamientos médicos (quimioterapia) y de radioterapia así como de la unión de tratamientos quirúrgicos, de quimioterapia y radioterapia para casos avanzados.

Para cada uno de los protocolos de tratamiento contamos con:

Cirugía

Cirugía Láser CO2

Cirugías parciales en cavidad oral, faringe y laringe sin incisiones externas ni traqueotomías.

Cirugía Endoscópica Nasosinusal

Aprovechando los orificios nasales naturales.

Cirugías Radicales

Cirugía de abordaje externo, más amplias en casos avanzados.

Radioterapia

Acelerador lineal

Equipado con técnica de modulación de intensidad de radiación (IMRT).

Tomoterapia

Se trata de una técnica de irradiación dinámica y rotatoria, equipada igualmente con IMRT y un sistema de adquisición de imágenes mediante sistema integrado TAC-acelerador lineal con megavoltaje.

Oncología Médica

Quimioterapia

Utilización de citostáticos.

Agentes Moleculares

Uso en casos seleccionados, son inhibidores específicos del crecimiento de células epiteliales tumorales.

La unidad forma parte del programa de prevención del cáncer de cavidad oral en Gipuzkoa en colaboración con el Colegio Oficial de Estomatólogos de Gipuzkoa, para lo cual todas las consultas para prevención de cáncer oral remitidas desde un estomatólogo colegiado son gratuitas en Onkologikoa.

  • Derivación Osakidetza
  • Consultas de Segunda Opinión
  • Pacientes de Seguros Privados
Primera Consulta Onkologikoa
  • Completar Estudio
  • Unidad Funcional ORL
  • Propuestas de Tratamiento
Tratamiento
Reevaluación Unidad Funcional ORL

¿Qué es un cáncer de vías aerodigestivas superiores?

El cáncer de vías aerodigestivas superiores es una enfermedad que consiste en un crecimiento desordenado de un grupo de células, que además de crecer en el sitio de origen tienen la capacidad de invadir los tejidos cercanos, los ganglios del cuello y en fases más avanzadas órganos distantes como el pulmón, el cerebro o el hueso. Las vías aerodigestivas superiores tienen diversas funciones como la masticación, la deglución de líquidos y sólidos, la respiración mediante el paso de aire desde la nariz a los pulmones y la emisión de la voz mediante la vibración de las cuerdas vocales situadas en la laringe. En las fosas nasales además se sitúa el órgano que capta los olores. Todas las estructuras de las vías aerodigestivas superiores son estructuras muy ampliamente vascularizadas (tiene gran aporte de flujo sanguíneo y vasos linfáticos) e inervadas (tienen gran cantidad de receptores nerviosos de dolor, presión, temperatura, etc) y controlan como hemos dicho funciones básicas para el ser humano como es el comer y respirar. Por tanto la aparición de un tumor en esta área puede suponer una pérdida de función ya sea por el propio tumor o por el tratamiento necesario para su curación.

¿Cómo se tratan los cánceres de la vía aerodigestiva superior?

Para el tratamiento de un cáncer de cabeza y cuello se pueden utilizar diversas terapias que son cirugía, radioterapia y quimioterapia. En muchas ocasiones se requiere la combinación de dos o tres de ellas para asegurar la curación de un paciente. Todas ellas tienen sus posibles complicaciones y efectos adversos pero se administran de una manera muy racional, basándose en protocolos de actuación reconocidos a nivel nacional e internacional y siempre dentro de las características físicas, psíquicas y emocionales del paciente y su entorno familiar, al que siempre les hace partícipe de los cambios en su evolución, del proceso de diagnóstico y de tratamiento y siendo estrictamente respetuoso con las decisiones que el paciente o la familia puedan adoptar respecto al tratamiento.

¿Cómo se puede prevenir la aparición de un cáncer de vías aerodigestivas superiores?

La mejor manera de evitar tener un cáncer de cabeza y cuello es tener unos hábitos de vida saludables, ser muy comedido en el consumo de alcohol, evitar totalmente el tabaco, tener relaciones sexuales de forma segura e ingerir una dieta rica en frutas y verduras sin cocinar por su efecto protector.

¿Qué es una traqueotomía?

Se denomina traqueotomía a la intervención quirúrgica realizada en un paciente para comunicar la tráquea con el exterior. Esto se puede realizar con diversas finalidades como permitir una respiración adecuada en un paciente que tiene la vía respiratoria bloqueada, retirar un tubo de intubación a partir de las dos semanas en pacientes críticos, evitar la entrada de sangre o secreciones a los pulmones procedente de las vías superiores, mejorar la respiración de un paciente con muy mala función pulmonar y retención de secreciones o prevenir una posible complicación en el postoperatorio de una intervención quirúrgica.

¿La traqueotomía es siempre permanente?

No, la traqueotomía se realiza en general de forma temporal hasta que se resuelva el problema que ha obligado a realizarla. Sólo en el caso de una laringuectomía total o de una mala evolución de la causa que ha obligado a realizarla el paciente deberá seguir con la cánula de traqueotomía de forma indefinida.

¿Por qué algunos pacientes pierden la voz y otros no tras un tratamiento de un cáncer de laringe?

Cuando un paciente es intervenido y se le realiza una traqueotomía esto puede ser debido a dos circunstancias diferentes. En unos casos (la mayoría) se realiza para evitar una complicación en un postoperatorio de una cirugía, para tratar una urgencia médica o para mejorar la funciona de respiración o deglución, por tanto una vez finalizado el tratamiento, el postoperatorio o cuando se haya resuelto la causa la traqueotomía podrá ser retirada sin secuelas salvo una pequeña cicatriz en la parte anterior del cuello. En otros caso de tumores avanzados la traqueotomía se hace necesaria, ya sea porque tras una laringuectomía total la traqueotomía permite al paciente respirar y tragar de una forma adecuada y por tanto es irreemplazable o porque ha existido una mala evolución o una complicación del tumor o sus tratamientos, el cierre de la traqueotomía se hace imposible por dificultades para tragar o respirar por la vías naturales.

¿Es posible evitar una traqueotomía permanente o la pérdida de la voz tras el tratamiento radical de un cáncer de faringe o laringe avanzado?

Sí, cuando el paciente tiene un tumor en el que es posible conservar el órgano laríngeo al menos en parte manteniendo sus funciones básicas se puede realizar una traqueotomía temporal.

En el caso de que sea imposible conservar el órgano laríngeo el comité de tumores asesorará a cada paciente sobre la posibilidad de realizar un tratamiento conservador con quimiorradioterapia en lugar de realizar una cirugía mutilante con extirpación de la laringe. Los mejores casos para una conservación de laringe evitando una cirugía son aquellos pacientes con tumores confinados a la laringe, sin ganglios cervicales tumorales y sin afectación de estructuras óseas o cartilaginosas, ya que responden bien a los tratamientos de quimiorradioterapia sin cirugía.

¿Es mejor operar un cáncer de cabeza y cuello con láser?

El Láser CO2 consiste en un haz de luz con una determinada longitud de onda que permite cortar tejido y coagular a la vez los pequeños vasos sanguíneos que rodean un tumor mediante un acceso a la zona tumoral sin incisiones a través de la boca. El láser en sí no es una nueva técnica quirúrgica ni cambia la forma de tratar el tumor, que sigue teniendo que ser extirpado en su totalidad con un margen amplio de tejido sano a su alrededor. Lo que permite el Láser utilizado con microscopio quirúrgico es hacer resecciones más limitadas respetando en su mayor parte el tejido sano del órgano donde se aloja el tumor. También permite disminuir la inflamación asociada a la cirugía y produce una curación más rápida del tejido lo que conlleva una menor hospitalización y una recuperación de la deglución, la masticación y la respiración más rápidas. Cómo cualquier instrumental exige un profundo conocimiento de la anatomía, de las bases de la cirugía abierta y del manejo perioperatorio de cualquier paciente y no sustituye a las técnicas clásicas con cirugía abierta. Lo que ha conseguido el Láser es evitar la realización sistemática de traqueotomía y mejorar los resultados funcionales respecto a la cirugía abierta, siempre que se utilice en casos seleccionados y en manos expertas.

¿Por qué además de la operación para extirpar un tumor se realiza una intervención sobre los ganglios linfáticos del cuello?

En un gran número de tumores de las vías aerodigestivas superiores se tiene que realizar una extirpación de los ganglios de uno o los dos lados del cuello debido a que esta zona está ampliamente recorrida por vasos linfáticos y los tumores malignos tienen tendencia a dar diseminación por estos vasos a zonas de ganglios linfáticos cercanas. Si solo se realizara el tratamiento del tumor cervical aproximadamente uno de cada cuatro pacientes desarrollaría una metástasis en estas áreas ganglionares.