Unidad de Oncohematología, sarcoma y pulmón

Introducción

Que es el cáncer

Es un conjunto de enfermedades con comportamientos clínicos y evolutivos distintos pero que tienen unas características comunes.
Todos los cánceres empiezan en las células, que son las unidades básicas de vida del organismo. Cuando cambian en su crecimiento o división de una manera no controlada, desarrollan una masa o tumor. Dependiendo de dónde ocurre este fenómeno se denominan cáncer de: mama, colon, próstata, pulmón, etc.
Puede ser que no exista efecto masa que es el caso del cáncer de la sangre o del sistema linfático: Leucemias, Linfomas, Mielomas, etc.
Un cáncer tiene la capacidad de invadir otras localizaciones del organismo, bien estructuras vecinas o a distancia del foco inicial: metástasis.
Aunque no es lo más frecuente, pueden existir dos o más tumores distintos en la misma persona.
Un pequeño porcentaje de cánceres se consideran hereditarios.

Conveniencia de las Unidades de Diagnóstico y Tratamiento

Al ser el cáncer una enfermedad tremendamente compleja precisa para su estudio, diagnóstico y tratamientos adecuados la complicidad de médicos y enfermeras de distintas especialidades, así como unidades de apoyo al paciente y la familia.

Qué hace una Unidad de Diagnóstico y Tratamiento

Se trata de un grupo de especialistas que estudia todos los pacientes nuevos de un Cáncer específico que llegan al hospital. Todas las semanas se reúne y planifica la estrategia diagnóstica y terapéutica más adecuada para cada caso.
Además, planifica los distintos tratamientos: quirúrgico, quimioterápico, radioterápico, etc... de la forma más rápida posible.
Por otro lado, analiza e informa los casos de este tipo cáncer procedentes de una consulta de segunda opinión y se entrevista con las personas solicitantes.
Revisa y actualiza periódicamente el protocolo terapéutico y expone temas de actualidad relacionados con el tipo de tumor.

Descripción y Tipos de Cáncer

Esta unidad multidisciplinaria se reúne con una periodicidad semanal para el estudio de pacientes con diagnóstico de tumores hematológicos (linfoma, enfermedad de Hodgkin, etc.), cáncer de pulmón o sarcomas, tanto de enfermos del propio centro como de aquellos que acuden para solicitar una segunda opinión.

Cáncer hematológico o linfático

Comprende las leucemias, los linfomas y otros síndromes neoplásicos hematológicos:

Leucemia

Es el cáncer más común de la sangre, que comprende varias enfermedades. Los cuatro tipos principales son: leucemia linfocítica aguda (también llamada leucemia linfoblástica aguda, LLA), leucemia linfocítica crónica (LLC), leucemia mielógena aguda (LMA) y leucemia mielógena crónica (LMC).

El diagnóstico se realiza por la existencia de síntomas inespecíficos como cansancio, sudor nocturno, picor corporal, pérdida de peso, hemorragias y moratones de fácil aparición etc.

El tratamiento está basado en la combinación de distintos tratamientos como es la poliquimioterapia, la radioterapia, el trasplante de células madre y las terapias individualizadas con inhibidores de la tirosinkinasa.

Es muy frecuente que los pacientes entren en ensayos clínicos durante el tratamiento de una leucemia.

Linfomas

Incluyen el linfoma de Hodgkin (LH) y el linfoma no Hodgkin (LNH), que representan aproximadamente el 5% de todos los casos de cáncer.

Aunque el linfoma de Hodgkin es el tipo más conocido, la incidencia de esta enfermedad es mucho más baja que la del LNH. Se diagnostican por la aparición de ganglios tumefactos o aumentados de tamaño, fiebre, sudores nocturnos o pérdida de peso. Para el tratamiento del LH se utilizan la poliquimioterapia, la cirugía y la radioterapia en estadios avanzados.  También en ensayos clínicos se está probando la eficacia del trasplante de células madre.

Para el linfoma no Hodgkin se utilizan seis tipos de tratamiento estándar: radioterapia, quimioterapia, anticuerpos monoclonales, plasmaféresis, interferón y en algunos casos de evolución muy lenta se opta por esperar la evolución tumoral sin tratamiento. Se están probando nuevos tipos de tratamiento en ensayos clínicos como son el trasplante de células madre y otros tratamientos denominados biológicos con productos similares a vacunas.

Cáncer de pulmón

Existen tres tipos principales y diferenciados de carcinoma de pulmón, el carcinoma microcítico, el carcinoma no microcítico y el mesotelioma. Los síntomas iniciales pueden ser comunes a todos ellos y son molestia o dolor en el pecho, tos que no desaparece, dificultad para respirar o aparición de sangre en el esputo. En muchas ocasiones no provocan ninguna sintomatología específica.

Carcinoma microcítico o de células pequeñas

Se da principalmente en pacientes fumadores y es un tipo de cáncer muy agresivo.

Carcinoma no microcítico

Se puede ver tanto en pacientes fumadores como en no fumadores aunque es más frecuente en la población fumadora.

Mesotelioma

Es un tumor muy agresivo que crece en los recubrimientos internos del pulmón en relación a la exposición a sustancias químicas como el amianto.

En un intento de mejorar los resultados de tratamiento y la supervivencia se intenta incluir a los pacientes en ensayos clínicos para poder aplicar tratamientos con algo más de efectividad para cada caso concreto. La unidad de Oncohematología, Pulmón y Sarcomas asesora a los pacientes acerca de los ensayos y las terapias estandarizadas y en investigación.

Sarcomas

Son tumores originados en los tejidos blandos del cuerpo (músculo, tendones, articulaciones, vasos sanguíneos. etc.). El tratamiento consiste en una superposición de cirugía, quimioterapia y radioterapia debido a la alta agresividad de la mayoría de los sarcomas. Los pacientes podrían formar parte de un ensayo clínico debido a la mayor eficacia de los tratamientos en ensayo frente  a las terapias convencionales.

Anatomía Patológica

Estudio microscópico, inmunohistoquímico o molecular de las muestras obtenidas en Onkologikoa. Dentro del diagnóstico basado en la biología molecular (estudio genético de mutaciones) se estudia el estatus mutacional de EGFR y ALK en cáncer de pulmón no microcítico pues en el caso de existir una mutación se aplican tratamientos específicos dirigidos a diana.

Laboratorio

Estudio previo y seguimiento de pacientes con marcadores tumorales en muestras de sangre venosa obtenidas por venopunción convencional. 

Estudios Radiológicos

Onkologikoa dispone de todo el equipamiento necesario para el diagnóstico y seguimiento radiológico de patología oncológica incluyendo Tomografía Axial Computarizada (TAC), Resonancia Nuclear Magnética (RMN) y Ecografía.

Medicina Nuclear

Tomografía por emisión de Positrones con TAC (PET-TAC) para estudio específico metabólico y radiológico de lesiones tumorales. El Centro también dispone de gammacámara para estudio de fijación de isótopos en tejidos tumorales.

Broncoscopia-Toracoscopia-Endoscopia Digestiva

Técnica diagnóstica endoscópica que aprovecha, con o sin incisiones, la vía respiratoria o digestiva para evaluar y tomar muestras de lesiones broncopulmonares, mediastínicas o de vía digestiva. Se realiza por la Unidad de Endoscopias de Onkologikoa o por Servicio Externo (Neumologia-Cirugía Torácica) en las instalaciones del mismo hospital.

Punción de Médula Ósea

Se trata de una técnica invasiva en la cual mediante una punción en la cadera se extrae una muestra de la médula ósea con la intención de saber si una neoplasia sanguínea ha afectado a la misma o para comprobar la eficacia de un tratamiento una vez finalizado. La muestra es analizada mediante citometría de flujo y permite la realización de estudios genéticos. Se realiza en Onkologikoa por el Servicio de Hematología sin necesidad de una anestesia general.

Toma de decisiones en un equipo multidisciplinar

El equipo de especialistas se reúne una vez por semana y cada uno de los casos es estudiado y analizado por los componentes. Cada uno aporta su perspectiva sobre el caso concreto, y basándose en los protocolos actualizados y a las recomendaciones de la literatura científica se decide aplicar el mejor tratamiento posible.

Los pacientes que van a ser evaluados para Cirugía Torácica los recibe directamente un cirujano torácico (consultor externo) realizando en el mismo centro las intervenciones quirúrgicas necesarias.

El consumo de tabaco es la principal causa de cáncer de pulmón. Lo más importante que puede hacer una persona para prevenir el cáncer de pulmón es no empezar a fumar o, si ya fuma, dejar de hacerlo.

De momento no se conoce forma de prevenir la aparición de cánceres hematológicos ni los sarcomas.

  • Derivación a medicina interna
  • Consultas de Segunda Opinión
  • Pacientes de Seguros Privados
Primera Consulta Onkologikoa
  • Carcinóma Pulmonar
    • Completar Estudio
    • Biología Molecular
    • Anatomia
    • Radiología
    • Marcadores
    • Bronco-toracoscopia
  • Linfoma
    • Completar Estudio
    • Biología Molecular
    • Anatomia
    • Radiología
    • Estudio Médula-Ósea
  • Sarcoma
    • Completar Estudio
    • Anatomia
    • Radiología
Unidad Funcional Oncohematología-Pulmón-Sarcomas
Tratamiento
Reevaluación Unidad Funcional Oncohematología-Pulmón-Sarcomas

¿Cuál es el riesgo de un fumador de desarrollar un cáncer de pulmón?

Se cree que aproximadamente 80% de todas las muertes por cáncer del pulmón se deben al hábito de fumar. Cuanto más tiempo fume y cuanto más tabaco consuma al día, mayor será su riesgo.

¿Qué riesgo tiene el fumador pasivo de cáncer de pulmón?

Respirar el humo que otros producen tiene un riesgo  de alrededor del 20% a 30% de cáncer de pulmón con respecto a las personas sanas que no están expuestos al humo del tabaco.

¿Cómo se puede detectar tempranamente una enfermedad oncohematológica?

El síntoma más común es el agrandamiento de uno o más ganglios, lo que causa una masa o protuberancia debajo de la piel que generalmente no duele. Suelen detectarse en los lados del cuello, en la ingle o en las axilas, o encima de la clavícula. ,El médico debe hacer una exploración para distinguirla de una infección.